“Damos la bienvenida a la visita del Papa Francisco a Nomadelfia como un regalo que genera gratitud y entusiasmo.

Trae la bendición del Señor a un pueblo pequeño que ha hecho del Evangelio su código de vida y espera que, incluso después de este evento, ese "crecimiento y multiplicación" que dará alivio a toda la humanidad se realice.

Estamos seguros de que, junto con nosotros, Don Zeno se regocija al ver al Papa Francisco desde el cielo detenerse frente a su tumba, después de la de Don Mazzolari y Don Milani, quienes, como él, lucharon por una civilización más humana y más cristiana ".

Don Ferdinando Neri de Nomadelfia (sucesor de Don Zeno)