"Donde dos o tres están unidos en mi nombre, estoy en medio de ellos" - Las Escrituras dicen, y aquí somos una familia esta noche.

Estas son las palabras de Evelyn Anita Stokes-Hayford, una bautista cristiana, que expresa claramente el significado del encuentro entre Nomadelfia y la red internacional. Mujeres de fe por la paz.

Después del prestigioso reconocimiento del León de Oro de Venecia 2017, el grupo regresa a Italia para una gira que comienza desde Roma. El 16 de abril, participan en una mesa redonda en Luiss Women of Faith for Peace: las nuevas generaciones, como testigos del diálogo interreligioso en contextos de conflicto. El martes 17 participarán en una reunión organizada por la Oficina de Ecumenismo y Diálogo Interreligioso del CEI en la sede de Pisai, titulada The Faiths in Middle East. 800 años después del encuentro entre Francisco de Asís y al-Malik en el Kamil. También se detendrán en Rovereto, donde rezarán por la paz al pie de la Campana de los Caídos.

"Comenzamos en 2009 con mujeres líderes de Tierra Santa.. Todos diferentes, que se odiaban y no se conocían. - explica la portavoz del grupo Lia Beltrami - Hemos elegido no ser parte de ninguna asociación para mantener nuestra libertad. Nuestro compromiso es vivir el diálogo y la paz de primera mano, diciéndoles a todos que vivir juntos es posible". Harta de tantos congresos, conferencias y eventos que hablan sobre la paz, estas mujeres partieron de una reflexión simple y concreta: "Si el camino es común, comenzamos a limpiarlo juntos". Desde entonces han sido llamados en muchos lugares para dar su testimonio. "Pagan su elección y su compromiso con el diálogo y la paz a un precio muy alto.".

Lia beltrami. Cristiana Cattolica, italiana. Directora, escritora y administradora, es la fundadora de la red "Mujeres de Fe por la Paz". En 1997 fundó el festival de cine Religion Today, el primer festival de cine sobre diálogo interreligioso.

Adina Bar Shalom. Judío ultraortodoxo israelí. "Mi padre fue un gran líder y rabino en Jerusalén. Siempre he sentido la necesidad de merecer continuar el trabajo que comenzó. Intenté cambiar algo en Israel ". Fundadora del Haredi College en Jerusalén, recientemente recibió el "Premio Israel por su destacada contribución a la sociedad y la nación". Trabaja para reunir a mujeres judías ultraortodoxas con mujeres palestinas y cristianas, fomentando caminos de conocimiento mutuo. En octubre de 2016 participó en la marcha por la paz. Más de 4000 mujeres israelíes y palestinas de todas las denominaciones religiosas han caminado juntas durante unos 200 km, desde el norte de Israel hasta Jerusalén, unidas por el deseo de construir juntas una posible coexistencia. "Creo firmemente que las religiones deben, en primer lugar, llevar adelante el valor de la vida humana. Dios nos dio la vida. Estamos obligados a traer la paz entre todos los pueblos ".

Nuha Farran. Árabe-cristiano, israelí. Abogada en Haifa y promotora de vías de desarrollo para mujeres cristianas. Durante 22 años ha trabajado con asociaciones y organizaciones sin fines de lucro que trabajan para resolver conflictos entre cristianos y musulmanes.

Evelyn Anita Stokes-Hayford. Cristiano bautista, originario de ghana. Ex embajador de Ghana en Italia, Croacia, Eslovenia, Turquía y Malta. Fue presidenta de la Junta Directiva del Programa Mundial de Alimentos. Actualmente trabaja junto a mujeres jóvenes para fomentar el diálogo basado en la fe y se define a sí mismo como "embajador de Dios".

Olha Vozna. Greco-católico, ucraniano. Coordinador del Festival de cine Religion Today y presidente de la Asociación Cristiano-Cultural de Ucranianos en Trentino "Rasom".

Faten Zenati. Musulmán árabe-palestino, vive en israel. "No es fácil juntar todas estas cosas". Activista y miembro de la junta de un centro cultural abierto a jóvenes judíos y musulmanes en la ciudad de Lod. "Creo firmemente en hacer cosas pequeñas, un paso tras otro".

Durante la estancia en Italia, la delegación es bienvenida en el grupo familiar de Roma. Es una hermosa oportunidad poder ver a mujeres judías, cristianas y musulmanas hablando en amistad bajo el mismo techo. Y es aún más significativo saber que la casa es una pequeña realidad católica como Nomadelfia. Todos sentados alrededor de la misma mesa en la simplicidad de una familia.. Un momento de encuentro para profundizar el conocimiento mutuo y, finalmente, una alternancia de oraciones, recitadas por cada uno de ellos según sus creencias, pero todas dirigidas al mismo Dios. Fue un intercambio de experiencias, pero aún más un encuentro de rostros que, en la medida de extraños. - se reconocieron en el único deseo de hacer algo juntos para construir un mundo de paz.

"Muchas gracias a Nomadelfia. nosotros Mujeres de fe por la paz Realmente nos sentimos bienvenidos! "