La Nomadelfia de Roma recibió y acogió a 30 jóvenes franceses, polacos, argentinos, españoles, egipcios y africanos de la escuela de oración "Jeunesse lumière" del 2 al 7 de junio.

Esta escuela está dirigida a jóvenes que quieren dar generosamente a Dios un año de sus vidas (de septiembre a junio), para que se entrenen en oración y misión, y se conviertan en testigos de Cristo entre otros jóvenes. Hay cuatro puntos importantes:

La oración, Feducación, comunidad, misión.

Al fundador Daniele Angel, presente también este año con sus hijos, les hicimos algunas preguntas.

Ustedes que están en contacto con tantos jóvenes de todo el mundo, ¿cómo ven a los jóvenes hoy?

Depende del país, del continente, los jóvenes no son iguales en todas partes. En los países occidentales, América del Norte, Europa, existe una gran confusión con la idea satánica de género: "No sé si soy un niño, una niña ...", entonces la idea de cambiar la identidad sexual. Hay una necesidad urgente de poner la luz de Dios, la luz del cielo sobre el gran misterio del sexo ”.

¿Por qué nació la escuela de oración?

Hace 40 años, después de regresar de África después de 14 años de misión, me sorprendió ver a muchos jóvenes afectados por el virus de la desesperación, de la tristeza. Le pedí al Señor la luz para ver qué se podría hacer por todos estos jóvenes, cómo darles esperanza, fortaleza, alegría, gran alegría de vivir y hacer que nuestro Señor Jesús sea conocido y amado.

Es muy importante echar las raíces en el corazón de Jesús, para la vida. Es un noviciado para generar nuevos y generosos apóstoles. Gracias a Jesús habrá muchos frutos.

¿Cómo es el encuentro con Nomadelfia?

Le agradezco su maravillosa experiencia, un gran regalo para que descubramos esta maravillosa comunidad amada por Jesús y el Papa Francisco que vinieron a visitarlo. Gracias, muchas gracias.