Este verano también Nomadelfia de Roma recibió a grupos de amigos de varias partes de Italia y del extranjero, especialmente a jóvenes polacos, franceses y peregrinos asociados con Jeunesse Lumière.

Su presencia fue un incentivo para perseverar en nuestra vocación.

Abrimos las puertas del taller de la organización sin fines de lucro CaroAnto Amelio, titulado "El corazón y la mente no conocen la oscuridad", dedicados a los discapacitados y sus familias que los ayudan a aliviar el malestar.

Entre las diversas reuniones también cabe mencionar la de la joven focolarini y la fiesta pro África a la que asistieron muchos amigos, estudiantes y profesores universitarios. Hubo una delegación de monjes benedictinos integrados por el Padre Lawrence, el Padre Minde, (Prior del monasterio de Mwimua), el Hermano Gaspar, (bursar), que vinieron a conocer a Nomadelfia y a comprender cuáles son los planes de Dios para las dos realidades. Tiziana Bernardi, presidenta de "Golfini rossi onlus", habló sobre la región más pobre de Tanzania: Rukwa. Algunos jóvenes trajeron la experiencia vivida este verano entre los pueblos de África Central al analizar algunos aspectos de la pobreza que enfrentan estos pueblos, en particular el de la desnutrición. El mensaje y la propuesta de Nomadelfia son actuales y quizás más transponibles por las poblaciones aún conservadas por el consumismo, por el individualismo y, por lo tanto, más predispuestas a la vida comunitaria. ¿Quién sabe que Nomadelfia no vuela a otros continentes?