"Queridos amigos, les escribo para invitarlos a una iniciativa que tanto he deseado: un evento que me permite conocer a aquellos que se están formando hoy y están comenzando a estudiar y practicar una economía diferente, una que hace que la gente viva y no mate, incluye y no excluye, humaniza y no deshumaniza, cuida la creación y no se aprovecha de ella. Un evento que nos ayuda a permanecer juntos, conocernos y guiarnos a hacery un "pacto" para cambiar la economía actual y darle un alma a la economía del mañana". Esta es la invitación del Papa Francisco, publicada el 11 de mayo, con la que se convoca a los jóvenes que sueñan con cambiar el mundo a partir de las relaciones económicas. Partiendo de un lugar emblemático, el lugar donde otro Francis se desnudó para ponerse al servicio de los más pequeños y de la creación, para comenzar un proceso de cambio: "Les pido que sean constructores del mundo, que trabajen por un mundo mejor". , porque "mientras nuestro sistema económico-social todavía produzca una víctima y solo se descarte una persona, no puede haber una fiesta de hermandad universal". Como diría Don Zenón: "una ola de personas corriendo hacia la fraternidad".

Para comprender mejor qué esperar de este evento, fuimos a hablar con Maria Gaglione, quien está trabajando dentro de la EdC para completar la organización de Economía de Francesco.

1. María, antes que nada, cuéntanos algo sobre ti: de dónde vienes, qué haces y cómo llegaste a formar parte del comité organizador de este evento tan importante.

Declaro que no soy economista ni emprendedor, ¡ay! Tengo 35 años y soy de Marcianise, una ciudad en la provincia de Caserta. En la secundaria me encantaba la biología, me fascinaba la genética. Así que en la universidad estudié biotecnología e hice un doctorado en biotecnología molecular. Trabajé unos años en un laboratorio de investigación de la universidad, tratando la síntesis química y el silenciamiento génico. Hermosos años, donde aprendí el valor y el rigor de estudiar, y el esfuerzo y la alegría del trabajo en equipo. Durante algunos años he estado en camino de convertirme en maestra. Por el momento soy un sustituto precario que espera la estabilización.

En el comité organizador de este evento llegué gracias a la Economía de Comunión, un proyecto internacional que reúne a empresarios, académicos, ciudadanos, trabajadores comprometidos en varios niveles para promover una práctica económica y una cultura basada en la comunión, la gratuidad y la reciprocidad. Aprendí sobre la Economía de la Comunión hace aproximadamente dos años, durante un curso de Economía Bíblica sobre el libro de Job en Polo Lionello Bonfanti (el primer polo de EdC en Italia ubicado en Figline Incisa Valdarno-Fi). La EdC representó una reunión decisiva para mí, me abrió a una nueva forma de ver las relaciones económicas, el trabajo, el progreso y el desafío de la pobreza y la desigualdad. Desde entonces, introduje en el "léxico" de mi vida diaria palabras como don, gratitud, vocación y virtudes civiles, que tal vez siempre habían estado allí, pero no lo sabía. Se han convertido en palabras que inspiran mi trabajo, mis compromisos, mi vocación (¡o al menos lo intento!). En particular, el comité organizador de The Economy of Francesco se encargará de la Secretaría Científica del evento.

2. ¿Podría explicar brevemente qué esperar de este evento, cómo intenta responder a la solicitud del Papa?

La Economía de Francesco es una reunión internacional dirigida a jóvenes economistas, emprendedores y creadores de cambio que ya se dedican a pensar y practicar una economía diferente. Con esta invitación profética y urgente que vino directamente del Papa Francisco, queremos comenzar un proceso de cambio global con los jóvenes para que la economía de hoy y de mañana sea más justa, inclusiva y sostenible, sin dejar a nadie atrás. ¡Y eso es lo que podemos esperar! El evento está organizado por un Comité (compuesto por la Diócesis de Asís, el Municipio de Asís, el Instituto Seráfico de Asís y la Economía de Comunión) que trabaja con un espíritu de servicio para dar concreción y garantizar operaciones para la preparación de dicha iniciativa. importante. En particular, un grupo internacional de jóvenes economistas, empresarios, artistas y expertos en comunicación está trabajando en el programa, junto con el Comité Científico coordinado por el profesor Luigino Bruni. La organización del evento también está utilizando numerosas reuniones preparatorias para recibir solicitudes y colaboraciones de la academia y los negocios, de movimientos internacionales, asociaciones e instituciones que sienten el deseo de contribuir a la preparación del evento.

Sin revelar demasiado, La economía de Francesco será una reunión con un gran protagonista del pensamiento y las prácticas de los jóvenes en el frente de la economía, la ecología, el desarrollo y la pobreza. No es un congreso tradicional, sino un proceso que comienza, a un ritmo lento, que le permite pensar y preguntarse en los pasos y lugares de San Francesco, qué significa construir una nueva economía o quienes están marginados hoy. Sobre todo, será el momento en que los jóvenes harán un pacto solemne con el Papa Francisco, asegurando su compromiso de cambiar la economía. En particular, los días previos al evento, los días 24 y 25 de marzo, se verá un programa totalmente dedicado a 500 jóvenes de todo el mundo con talleres temáticos, sesiones de trabajo, momentos artísticos y percepciones personales de muchos lugares importantes de la ciudad de Asís. Un programa que continuará en los días del evento, del 26 al 27 de marzo, en el que esperamos dar la bienvenida a todos los jóvenes que han respondido al llamado del Papa. Economistas y empresarios de renombre internacional acompañarán a los jóvenes a vivir y construir esta experiencia, a través de sesiones interactivas. e ideas sobre historias, proyectos, reuniones. ¡El 28 de marzo esperamos al Papa Francisco!

3. Hasta ahora, ¿cuántos jóvenes han respondido y cómo?

La respuesta que recibimos fue extraordinaria, tanto en términos de números alcanzados como de mirar las historias, motivaciones y expectativas de los jóvenes que nos escribieron. Hasta la fecha, hemos recibido 2,444 solicitudes de jóvenes menores de 35 años, en los campos de investigación, negocios y otros creadores de cambios: jóvenes que, más allá de las diferencias de creencia y nacionalidad, comparten un ideal de fraternidad atento especialmente a los pobres, a los excluidos, medio ambiente. Son jóvenes investigadores, estudiantes, estudiantes de doctorado. Emprendedores y gerentes. Innovadores sociales, operadores de organizaciones locales e internacionales. Nos contaron sobre las áreas de compromiso y estudio, el marco teórico y las metodologías de su investigación, las estrategias y los resultados de la actividad y / o la empresa que fundaron o administraron. Se ocupan del medio ambiente, los recursos naturales, el consumo responsable y los estilos de vida, la producción, la innovación, el trabajo, las finanzas, la inversión para el desarrollo, la pobreza, la igualdad y la dignidad humana, la educación y las nuevas generaciones, la inteligencia artificial, las nuevas tecnologías. Pero, sobre todo, se declaran listos para comprometer sus vidas en un Pacto global, personal y colectivo, para dar un alma a la economía del mañana. Cansados de un sistema en el que no se reconocen a sí mismos, son portadores de una cultura valiente capaz de construir otras formas de entender la economía y el progreso. Deseosos de luchar contra la cultura del desperdicio, de dar voz a quienes no la tienen, de proponer nuevos estilos de vida, quieren ser parte de un proceso de cambio amplio y decisivo. También esperan experimentar esta reunión como una oportunidad para debatir y relacionarse con jóvenes de diferentes culturas, religiones y orígenes, y esperan poder compartir la experiencia de Asís con las comunidades y países de donde provienen.